La teoría del conectivismo en el aprendizaje de lenguas extranjeras

La teoría del conectivismo es una teoría del aprendizaje desarrollada por George Siemens y ampliada por Stephen Downes. Su objeto es interpretar y explicar la manera de la que la tecnología afecta nuestras comunicaciones, nuestras relaciones personales, nuestras vidas, pero sobre todo la manera de la que aprendemos.  En esta teoría se integran los principios, que otras teorías anteriores han explorado.  Enfrenta el aprendizaje como un proceso que se desarrolla en diferentes ambientes, y que a veces no depende solamente del individuo que aprende, sino se pueda encontrar dentro de una base de datos o dentro de un ambiente social. Estas diferentes fuentes de información son capaces de actualizar este aprendizaje en cada persona a través de la conexión que existe entre ellos. El conocimiento, puede ser aumentado cada vez más, ya que se encuentra en nodos interconectados en las redes de la información (Carmona Suárez 2008 p. 82-86).

La naturaleza humana, según George Siemens, siempre ha provocado una necesidad de externalización de los pensamientos a través del lenguaje o mediante cualquier actividad artística, por eso que está en conflicto con las teorías de aprendizaje. Esta misma naturaleza humana es la que nos conduce a establecer vínculos con otras personas a través de las redes. Esta teoría es la única que considera el aprendizaje como un proceso colaborativo que no se puede conseguir de manera individual. La diversidad de puntos de vista que se comparten como guía al conocimiento. Cuando lo nuevo y lo viejo se encuentran,  o lo moderno con lo antiguo, lo conocido con lo buscado, sólo entonces se puede aprender verdaderamente.

El aprendizaje se produce a través de las conexiones dentro de las redes. El modelo utiliza el concepto de una red con nodos y conexiones para definir el aprendizaje. Los alumnos reconocen e interpretan las pautas y se ven influenciados por la diversidad de las redes, la fuerza de los lazos y su contexto. La transferencia se realiza mediante la conexión y agregación de nodos y redes cada vez más personalizados.

“El Conectivismo es la integración de los principios explorados por el caos, de la red, y la complejidad y las teorías de la auto-organización. El aprendizaje es un proceso que ocurre dentro de entornos virtuales en elementos básicos, no enteramente bajo el control del individuo. El aprendizaje (definido como conocimiento aplicable) puede residir fuera de nosotros mismos (dentro de una organización o en una base de datos), está enfocado en conectar conjuntos de información especializada, y las conexiones que nos permiten aprender más tienen mayor importancia que nuestro estado actual de conocimiento. El Conectivismo está impulsado por el entendimiento de que las decisiones se basan en modificar rápidamente las bases. La nueva información adquirida lo está siendo continuamente. La capacidad de establecer distinciones entre la información importante y la que no es vital. La capacidad de reconocer cuando la nueva información altera el paisaje en base a las decisiones hechas en el día de ayer también es crítica”. (George Siemens)

Hoy en día que un 90% de la información mundial está digitalizada y compartida en internet, no nos sirve de nada memorizar informaciones (Manuel Castells), lo único que necesitamos es “aprender a aprender”, o sea, aprender a organizar y filtrar toda la información disponible con el fin de utilizarla en el futuro. La interacción con otras personas nos permite llevar a cabo este proceso. De esta forma, aprender empieza a ser sinónimo de crear, investigar y compartir información. Todo esto se puede alcanzar gracias a las herramientas que nos ofrecen la Web 2.0 y la Web social, facilitadoras de un aprendizaje colaborativo, interactivo, participativo y para toda la vida.

El Conectivismo se centra en la creación de aprendientes, autónomos, independientes y autodidactas, que utilizan y comparten tanto las herramientas y aplicaciones de las nuevas tecnologías como los materiales educativos. De esta forma, debería crearse una sociedad de individuos críticos, reflexivos y autónomos que pueden tener el control de su propio aprendizaje. El docente puede guiar el proceso de aprendizaje; sin embargo, el aprendiente tiene la posibilidad de personalizarlo según sus intereses y  así mantener la motivación viva durante todo el proceso. Además puede aprender muchas más cosas gracias a la información que se comparte dentro de la comunidad educativa que consiste en las diferentes búsquedas personalizadas de todos los miembros del grupo (Aparici, 2011)

Cuando el aprendizaje de una lengua extranjera se basa en un enfoque comunicativo, se ajusta perfectamente a la teoría conectivista y  se consigue de manera natural, ya que responde perfectamente a las necesidades comunicativas de los estudiantes.

El objetivo principal del estudiante de una segunda lengua es la comunicación. Durante el proceso de aprendizaje, él tiene que someterse en situaciones comunicativas e intentar a resolver los problemas lingüísticos que se le presentan. Para conseguirlo, tiene que vivir la experiencia de enfrentar varias situaciones comunicativas de contenido espontáneo, con el fin de aprender a tomar decisiones significativas en el futuro.

528811_orig

Foto: Una red personal de aprendizaje. Fuente: http://goo.gl/s7lcpO

Dado que, para el conectivismo el individuo aprende a diseñar su propio aprendizaje a través de la formación de redes, utiliza nodos externos para crearlas. Las organizaciones, las bibliotecas, las páginas web, los libros electrónicos, las bases de datos etc. son unos ejemplos de estos nodos, que mediante su conexión, se crea una red externa de conocimiento. El aprendizaje de una segunda lengua, entonces, es un proceso de ‘creación de redes’. A través de los nodos que se crean, surge el flujo caótico de la información y el alumno tiene que filtrarla y seleccionar todo lo que considera útil para su aprendizaje. A continuación, debe organizarla y utilizarla para poder responder en una situación determinada de comunicación en la lengua ‘meta’.

En la siguiente figura, podemos ver de manera esquemática una red de aprendizaje personalizado (personal learning network) que solemos crear y utilizar cuando aprendemos de una manera conectivista. Los individuos se sitúan en el centro y se conectan con cada tipo de diferentes recursos, redes sociales, blogs, archivos propios, libros, etc. Una cosa muy importante es que los individuos se conectan entre ellos mediante una gama amplia de tecnologías (Connectivism, 2016).

Los individuos utilizan los nodos para su aprendizaje y según su motivación y el éxito que producen en cada aprendizaje personalizado, estos nodos se vuelven ‘populares’ y son compartidos cada vez pro más gente. Cuando un nodo se hace muy popular, otros nodos conducen a él. Esto significa que los usuarios (aprendientes) juegan un papel muy importante en la popularidad de los recursos disponibles en la red. O sea, la experiencia personal ayuda en la creación de las redes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s